Los 10 mandamientos de un trabajador "freelance"

Hace 20 años el objetivo de la mayoría de los egresados universitarios era escalar posiciones en el organigrama corporativo hasta ocupar una oficina con silla giratoria, una asistente que llevara la agenda y preparara café, y un bono de productividad anual. Pero esta idea ha cambiado.
 
La Generación Y, nacida entre 1980 y 2000, busca libertad y flexibilidad, y en el ámbito laboral ambas las encuentra en el modelo del trabajo independiente o freelance.
 
"Los jóvenes ya no sueñan con ser ejecutivos en una corporación. Quieren crear, innovar y ser sus propios jefes", dijo el fundador de Startup México y especialista en emprendedurismo, Marcus Dantus, a CNNExpansión.
 
Flexibilidad de horarios, trabajar desde prácticamente cualquier punto, ahorro de tiempo en traslados a una oficina, libertad de acción y versatilidad de proyectos son algunos de los beneficios de ser freelance. Sin embargo, también hay algunos aspectos negativos, como no contar con seguridad social ni ahorro para el retiro, la inestabilidad de ingresos y absorber buena parte de los riesgos de un negocio.
 
En el pasado, haber sido independiente era como la letra escarlata a la que los reclutadores rehuían. Pero esta percepción está cambiando. "Cuando alguien que fue freelance viene a pedir trabajo, lo que veo en la mayoría de los casos es gente creativa, que sabe cómo rascarse con sus propias uñas", explicó a CNNExpansión la directora en la consultora en capital humano de Shore México y headhunter, Linda Shore.
 
A continuación los 10 mandamientos para llevar el esquema independiente lo mejor posible:
 

1. Amarás a tu trabajo sobre todas las cosas:

El mayor capital de un freelance es su reputación. Generalmente las personas que trabajan por su cuenta se desenvuelven en áreas creativas y relacionadas a la innovación, como informáticos, diseñadores, publicistas y periodistas. Mantener una buena reputación a través de ser eficientes y honestos es importante.
 

2. No tomarás el nombre de tu cliente en vano:

Las compañías depositan su confianza en sus colaboradores, internos o externos. Es esencial responder a esa confianza no divulgando información de la empresa.
 

3. Santificarás las fiestas, fines de semana y horas de sueño:

Sí, de vez en cuando está bien levantarse tarde o tomarse el día, si los compromisos lo permiten. Pero la realidad es que los independientes suelen estar disponibles 24/7, pues trabajan con base en resultados y más trabajo se traduce en más ingresos, a diferencia de un oficinista, que cobra el mismo salario independientemente de su desempeño.
 

4. Honrarás a tu cliente:

Mantener buenas relaciones y una comunicación directa y honesta con tu jefe inmediato es importante para una buena y larga relación comercial. Lo mismo aplica con el responsable de los pagos. Tener la comunicación abierta con las personas de la parte administrativa puede salvarte más de una vez.
 

5. No plagiarás ni autoplagiarás:

Muy relacionado al punto número uno. No se vale hacer el mismo trabajo para dos clientes, a menos de que todas las partes estén enteradas. Algunas empresas lo ponen por escrito, pero si no existe un contrato, está implícito que los servicios de un freelance para un proyecto son exclusivos y que todo el material es confidencial.
 

6. No cometerás actos impuros, como no respetar deadlines:

Respetar los acuerdos y que el cliente confíe ciegamente en que el material estará el día prometido es uno de los atributos más importantes si trabajas por cuenta propia.
 

7. No dejarás de aprender:

Aún en las épocas de poco trabajo, un freelance debe intentar mantenerse al día, ya sea con cursos o lecturas relevantes para su trabajo, o gestando nuevas ideas. Su mayor bien es su creatividad y la habilidad que tiene para llevar sus ideas a la práctica.
 

8. No dirás falso testimonio ni mentirás:

Un freelance no es un infalible, cuando se equivoca debe reconocerlo y ofrecer una solución al problema, o bien correr con los costos del error. Debe usar la creatividad que lo caracteriza para convertir esta situación en algo favorable, al menos, para demostrar que es responsable y honesto, y así fortalecer la confianza.
 

9. No codiciarás los bienes ajenos:

Como cada vez hay más competencia entre trabajadores independientes, es natural que en ocasiones un compañero/competidor obtenga algún proyecto que a otro le hubiera gustado desarrollar. Envidiarlo o a ver en qué falla no es ni productivo ni profesional. Tú a lo tuyo.
 

10. Aprenderás a administrarte y a ahorrar:

Uno de los grandes retos del freelance es la autoadministración. Como lo único seguro es la muerte y el fisco, es necesario prepararse para los tiempos de bajos ingresos, que llegan en distintos momentos en el año dependiendo del sector.
Una cobertura médica de mayor alcance no es un gasto. Apartar al menos el 10% de tus ingresos para el ahorro para el retiro también es muy importante.
 
 
Fuente: iprofesional.com

Dejanos tu comentario